gototopgototop

PDFImprimirE-mail

En marcha la quinta edición del curso ‘Capacitación en inteligencia emocional para mujeres mancomunadas’ de la Mancomunidad de Municipios Altamira-Los Valles

Una veintena de mujeres –muchas de ellas del ámbito rural- encuentra en este grupo apoyo emocional y una salida a sus problemas.

Puente San Miguel, 27.03.2014

La Mancomunidad de Municipios Altamira-Los Valles ha puesto en marcha, por quinto año consecutivo, a través de sus servicios sociales, el ‘Proyecto de capacitación en inteligencia emocional para mujeres 2014’ que se desarrollará a lo largo de 22 sesiones en las instalaciones de la antigua oficina de atención al ciudadano de Cartes hasta el próximo 22 de mayo. Tal y como señala Carolina Solano, Coach y Experta en Inteligencia Emocional, “el perfil de las mujeres es bastante heterogéneo, en cuanto a edad, ocupación, pensamiento -más rural o más urbano- y emocionalmente, hay mujeres separadas, que afrontan duelos, etc. Pero todas tienen dentro del grupo su forma de sentir y de ser, todas se sienten integradas porque se respeta cómo es cada una”.

Semanalmente, miércoles y jueves, las mujeres asisten durante una hora y media a estos encuentros en los que Carolina Solano trata de que desarrollen su inteligencia emocional. Comienzan trabajando el autoconocimiento para evolucionar hacia otros ámbitos como el de las habilidades de comunicación, la asertividad, la resiliencia –es decir, la capacidad para sobreponerse a periodos de dolor emocional y situaciones adversas-, la motivación y las relaciones personales.

Los casos son muy variados, pero en muchos de ellos, se trata de mujeres de entornos rurales que, tal y como señala Joaquín Mesones, Educador Social de la Mancomunidad de Municipios Altamira-Los Valles, ven en el grupo un lugar de encuentro con otras mujeres y amplían su círculo de relaciones que, en algunos casos, se reducen al hogar.

Lo que más interesa a estas mujeres es, según Carolina Solano, lo que atañe a relaciones interpersonales, ya sean en el entorno familiar, de pareja o las emociones que implican. Cada una de las participantes traslada al grupo su realidad personal: inquietudes, preocupaciones, problemas, etc. Pero, todo ello, dentro de la más estricta confidencialidad. Como apunta la coach, “utilizo una metodología en la que es fundamental la cohesión grupal, que conecten entre ellas. Además, se establece un contrato de confidencialidad de palabra que hace que las experiencias se intercambien libremente, sin temor a que nada salga del grupo”.

Las sesiones discurren en un ambiente distendido, con un vocabulario cercano y coloquial y con dinámicas de grupo y periodos de reflexión tras cada dinámica.

20 mujeres, 20 realidades

Aunque todas provienen de la Mancomunidad Altamira-Los Valles y algunas comparten procedencia, lo cierto es que cada una de ellas tiene su propia realidad y en muchos casos acceden a los grupos derivadas desde sus centros de salud.

Mª Ángeles Sobrino lleva acudiendo al curso desde que se puso en marcha hace ahora cinco años. A sus cuarenta años, esta vecina de Santiago de Cartes, con una infancia difícil, reconoce que el curso “me ha permitido salir de un bache doloroso de maltrato psicológico y físico de mi padre. El curso ayuda cien por cien. Habría que hacerle siempre. Te da pautas para saber cómo enfocar el problema, las compañeras son un equipo y nos apoyamos entre nosotras, las conversaciones que se hablan aquí son íntimas, confidenciales. Lo que se habla aquí, aquí se queda”, sin embargo, Mª Ángeles no tiene inconveniente en hacer pública su historia para animar a que acudan a otras mujeres.

Diferente es el caso de Teresa de Gracia. Esta vecina de 53 años de Santillana del Mar afronta el desempleo después de veintiún años como trabajadora en la banca. Reconoce que llegó al curso reacia “convencida de que esto no era para mí, estuve a punto de dejarlo, sin embargo, veo que el autoconocimiento y lo que aprendo puedo aplicarlo para modificar mi entorno y mi forma de percibir las cosas”.

Teresa y Mª Ángeles son sólo dos de los ejemplos de este grupo de mujeres que ha decidido tomar las riendas de su vida para afrontar situaciones personales y familiares, muchas veces complejas. Hay que tener en cuenta que muchas de las patologías de carácter psicológico desarrolladas por las mujeres en la actualidad, como la ansiedad, el insomnio, los trastornos alimenticios, la depresión, la tristeza continua y la falta de ilusión, dolores musculares, desarreglos hormonales y otras muchas más patologías leves, tienen –según Carolina Solano- su origen en el mundo emocional.

 

template joomla 1.7
Copyright © 2017 Mancomunidad Altamira Los Valles. Todos los derechos reservados.
Desarrollo Web Zarpa.net

Utilizamos cookies para mejorar la experiencia de los usuarios, facilitando la navegación por nuestra web. Para saber más del uso de las cookies Política de privacidad.

Acepto el uso cookies en esta web.