gototopgototop

PDFImprimirE-mail

Comienza en Reocín el curso ‘Cuidarnos para cuidar mejor’ que ofrece apoyo y asesoramiento a cuidadores de personas dependientes.

Los expertos detectan un aumento de la figura del cuidador debido, entre otras razones, a los recortes en la Ley de Dependencia. Los Servicios Sociales de la Mancomunidad de Municipios Altamira-Los Valles organizan, para dar respuesta a esta situación, un total de tres cursos que se desarrollarán hasta junio.

Puente San Miguel, 25.03.2014

Desde hoy, día 25 de marzo, y hasta el próximo mes de junio, se celebra en la Casa de Cultura de Reocín el curso ‘Cuidarnos para cuidar mejor’ destinado a cuidadores de personas dependientes, que se desarrolla dentro del marco del Programa de Apoyo a Cuidadores del Gobierno de Cantabria y es llevado a cabo por los Servicios Sociales de la Mancomunidad de Municipios Altamira-Los Valles.

A lo largo de dieciséis sesiones, los asistentes –quince mujeres y un hombre- compartirán sus experiencias, analizarán las cargas a las que se ven sometidos, trabajarán áreas afectivas y psicológicas que les afectan; conocerán  sus deberes y derechos, sus necesidades, y realizarán actividades de relajación y risoterapia. Según Soraya González Pérez, psicóloga que imparte el curso, “lo más importante es que lo tienen que hablar. Toda la problemática la viven solos y aquí se dan cuenta de que hay más gente en sus mismas circunstancias y normalizan la situación’.

Entre las personas que acuden al curso se encuentra Marta Morán. Su situación es similar a la del resto de compañeros de grupo. En su caso, cuidó durante años a su padre y ahora cuida de su madre y de una tía a la que  se acaba de conceder la Ley de Dependencia. Reconoce que lo mejor de asistir al curso es la formación que recibe y la posibilidad de apoyarse en las compañeras –la mayoría de las asistentes son mujeres- afirma que es muy importante psicológicamente “compartir lo que te afecta, porque cuidar 24 horas a otra persona es muy fuerte, te machaca”.

El curso se celebrará también en los Ayuntamientos de Santillana del Mar y de Cartes a partir del próximo lunes, día 31 de marzo, en el Museo Jesús de Otero y en la antigua Oficina de Atención al Ciudadano, respectivamente. De los cursos se beneficiarán en torno a medio centenar de personas. Las inscripciones pueden realizarse en los servicios sociales en Puente San Miguel, en el teléfono 942819447, o bien, en el centro de salud de Santillana, en el teléfono 942093113.

Prevenir el ‘síndrome del cuidador’

Cursos como los que tienen lugar en la Mancomunidad de Municipios Altamira-Los Valles hasta el próximo mes de junio, son fundamentales para prevenir lo que se conoce como ‘síndrome del cuidador’ y mejorar calidad de vida de éstos.

El ‘síndrome del cuidador’ se presenta en personas que desempeñan el rol de cuidador principal de una persona dependiente. Se caracteriza por el agotamiento físico y psíquico. La persona tiene que afrontar de repente una situación nueva para la que no está preparada y que consume todo su tiempo y energía. Se considera producido por el estrés continuado (no por una situación puntual) en una lucha diaria contra la enfermedad, y que puede agotar las reservas físicas y mentales del cuidador

La realidad socioeconómica nos demuestra que la presencia de cuidadores va en aumento en las familias. Tal y como reconoce Soraya González Pérez, psicóloga de la Asociación de Familiares de Alzheimer de Cantabria, esta tendencia en ascenso, se justifica, en parte, por los recortes en la Ley de Dependencia que han hecho que muchas personas ya no puedan enviar a sus familiares dependientes a centros de día o residencias y deban asumir todos los cuidados en el hogar.

El cuidador en cifras

Según los datos de la Consejería de Sanidad y Servicios Sociales, recogidos en su Guía del Cuidador, la mayoría de cuidadores son mujeres (83% del total), con una edad media de 52 años y con un bajísimo índice de sustitución en su labor cuidadora por parte de otros miembros de la familia, tan sólo de un 20%. Si bien, Soraya González, reconoce que el perfil del cuidador se está ampliando, ya no son sólo madres e hijas, sino que aparece la figura de padres con hijos con alguna discapacidad, nietas y sobrinas.

Según el estudio realizado por la Dirección General de Políticas Sociales sobre ‘Atención a la Dependencia y Estimación de las necesidades de Recursos de Atención para 2015, en Cantabria las tasas de personas dependientes de Grado I –haciendo una proyección a la población de 2015- según intervalos de edad, son las siguientes: hasta 64 años, 0’41; entre 65 y 79, 3’38; 80 años y más, 12’43.

En el caso de la Mancomunidad Altamira-Los valles, la población valorada en la Zona Básica Altamira es de 454 personas, lo que equivale al 2’6% de sus habitantes empadronados en 2009. La situación de dependencia reconocida alcanza al 0’5% de la población menor de 65 años, al 5’5% de quienes tienen entre 65 y 79 años y el 35’7% de las personas de 80 y más años. Aplicando la prevalencia de las valoraciones de dependencia en Cantabria en 2009 a la población proyectada para 2015 en los tres niveles, destaca el aumento del Grado I de dependencia que se multiplica por 3.

template joomla 1.7
Copyright © 2017 Mancomunidad Altamira Los Valles. Todos los derechos reservados.
Desarrollo Web Zarpa.net

Utilizamos cookies para mejorar la experiencia de los usuarios, facilitando la navegación por nuestra web. Para saber más del uso de las cookies Política de privacidad.

Acepto el uso cookies en esta web.